martes, 11 de agosto de 2015

¿Cómo me convertí en una friki/fangirl? ||Mi historia||

¡Hola!
Hoy me he puesto a recordar aquella época en la que empecé a leer, y a hacerme fangirl, porque como la mayoría sabréis ya, la lectura es una de las cosas más importantes en mi vida, y una de las que más disfruto haciendo, así que allá vamos con la historia.



Todo empezó cuando yo tenía cinco años, y estábamos empezando a aprender a leer en clase, y yo fui de las pocas personas (creo que éramos unas cuatro, y uno de ellos resultó ser superdotado) que acabó el curso sabiendo leer levemente, porque obviamente no era una experta, puesto que confundía cosas como "pero" y "perro"; pero para mi edad y el tiempo que llevaba estudiando eso, estaba muy bien.

El caso es que ese verano me puse a leer la mayoría de los cuentos que tenía en casa, y cuando mis padres descubrieron mi afán por la lectura, no tardaron en aprovechar y regalarme un libro. Exactamente, el libro de la foto.





Y a partir de ese libro, vinieron más, muchos más. Para empezar, me leí toda esa colección, y empecé a leerme libros de Enid Blyton (creo que me he leído todos los libros de esa mujer), los Hollister, etc. que tenía mi madre por casa. Pero ahí... simplemente devoraba libros y disfrutaba leyendo.
Pero hasta los ocho años no supe lo que era obsesionarse con los libros, y con todo un mundo mágico e irreal creado por una simple mujer, porque hasta los ocho años no me leí Harry Potter.


Y aquí debo hacer una pequeña pausa, porque mi historia con Harry Potter necesita tener un espacio especial en esta entrada.
Digamos que por la época en la que yo tenía seis años (exactamente, creo recordar que fue en mi sexto cumpleaños), me regalaron el primer libro de la saga Harry Potter. Empecé a leérmelo una semana después (más o menos), pero creo que en ese momento no estaba preparada para ello; ese momento no era "El Momento". Llegaba aproximadamente a la página 20, en donde Dumbledore, McGonagall y Hagrid hablan sobre dejar a Harry en casa de los Dursley. Nunca pasaba de ese punto de la historia y, ahora que lo pienso, creo que podría ser porque tardaba demasiado en leerlo, lo que viene siendo que en ese momento, ese no era mi libro...
Pero entonces, una tarde de mi octavo año de vida, me acabé uno de los tantos libros que tenía en mi posesión y, como por aquella época a mí me compraban tantos libros como quisiera, fui a pedirle a mi madre otro libro más. Su respuesta resultó ser que, cuando acabase los libros que ya tenía (como Harry Potter), me compraría más.
Oh dios mío, qué decisión tomé. Ese libro me maravilló tanto que el siguiente libro que pedí fue Harry Potter y la cámara secreta... (Creo que esa época en la que me compraban todos los libros que quería terminó cuando les pedí el cuarto libro de Harry Potter, y me compraron un eBook).
Y es así que desde aquel momento defiendo firmemente que cada persona tiene su momento para leer un libro específico, y aunque al principio el momento de Harry Potter no llegaba, ahora esa saga tiene un momento guardado en mí para siempre.
Pero tranquilos todos... Si os pensabais que aquí acababa la historia, muy equivocados estabais. Esa saga fue el primer paso a mi obsesión por los libros; fue la que me abrió puertas a leer y leer más, fue la que hizo que en unos meses me leyera todos los libros de Enid Blyton, y los Hollister, y que con sólo 10 años, esos libros se me quedasen cortos y supiese que necesitaba ir un paso más allá. Así que me leí un libro del que llevaba un tiempo oyendo hablar: Los juegos del hambre.



Yo AMO Los juegos del hambre: porque me devoré el primer libro en dos días (algo que nunca antes me había sucedido), y descubrí lo que era empezar a leer algo que te dejase simplemente enganchada a la historia.
Entonces, algo extraordinario pasó; por algún extraño motivo, tuve la intensa necesidad de meterme en internet y teclear "Los juegos del hambre" en google. Oh dios mío. Esa Brianna del pasado no sabía en qué se metía al darle a enter.
Esa simple búsqueda me hizo encontrar un mundo nuevo para mí: gente escribiendo lo que le encantaban esos libros, gente discriminando a los hungers de los tributos (yo discriminando a la que por aquel entonces era mi mejor amiga por ser hunger y creerse tributo, y presionándola para que leyese los libros), fanfics sobre los libros, gente hablándole a una cámara sobre libros y subiéndolo a internet...
Descubrí el mundo de los fangirls y los frikis, y me sentí absolutamente enamorada de ese mundo: así que me adentré en él.
Esa simple búsqueda cambió mi vida. Si no hubiera pasado eso, yo ahora no estaría escribiendo en este blog, yo no seguiría decenas de cuentas frikis en Instagram y Twitter. Si no hubiera pasado eso, yo no sería quien soy actualmente.


¡Y esa es toda mi historia! Me gustaría que me comentáseis cómo os convertisteis vosotros en lectores/frikis, y sigáis el blog si no queréis perderos ninguna entrada.
¡Un beso!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Anímate a comentar y opinar, o simplemente a aportar ideas, y si no os queréis perder mis novedades, podéis seguir mi blog!